viernes, 1 de junio de 2012

El Bodegón de Teatinos: Para los amantes de los callos

Hoy hablaremos de El Bodegón de Teatinos, situado en la calle Puerto de San Isidro 17, Oviedo.

Esta casa de comidas comenzó su andadura en 1955, si bien en una ubicación distinta a la actual.

La especialidad de la casa son los callos, y en ellos centraremos esta crítica.

Aquí encontrarán sin duda alguna unos de los mejores callos de Asturias. Su calidad y sabor son incomparables, haciendo que los amantes de este plato (entre los que me incluyo como buen Jornalero) los sepan apreciar. Los susodichos callos entran mejor con una fuente de "patatines" y algo de picante, así que ya saben que añadir a su encargo.

Ahora bien, el gran problema de este establecimiento, y que se ha venido agravando con el paso del tiempo,
es la escasez de las raciones. Lo que antiguamente era media ración de callos ahora es una entera... y escasa. Vamos, que a este paso en vez de callos los llamarán "callo" a secas, porque no es normal que los amantes de este plato tengan que pedir dos raciones para quedar a gusto (pagando un precio que si bien compensa la calidad, no lo hace para nada con la cantidad)

En cuanto al local, este ha sido abierto hace unos años, y la decoración es muy bonita y acogedora. Por su parte, el servicio presenta algunas deficiencias de formas (nada grave, pero que se podría mejorar) y de gestión de tiempos, ya que en horas de gran afluencia la cocina se satura y la espera puede hacerse algo insostenible (sobretodo si se te acaba el recurso de comer pan para entretenerte)

En resumen, un sitio donde se come bien, pero que debe mejorar en ciertos aspectos si quiere mantener la fama que se ha ganado durante todos estos años.

¡Hasta la próxima Jornaler@s!

Rating NVdJ: Pez amarillo

1 comentario:

  1. La relación cantidad precio merece un suspenso

    ResponderEliminar